Entradas

CUANDO LA MENTIRA ES LA VERDAD

Imagen
  POP UP 36                                                               CUANDO LA MENTIRA ES LA VERDAD Cuenta el humorista Landrú, en su  Autobiografía , que Perón tenía entre sus perritos uno que se llamaba Pinker. Cuando los militares de la Revolución autodenominada Libertadora llegaron a la Residencia de Olivos, se encontraron con un señor rumano que estaba escribiendo a máquina, acompañado de esta mascota. El rumano era Virgil Georghiu, un antisemita funcionario diplomático del régimen del general Ion Antonescu y arrestado al final de la Segunda Guerra Mundial por tropas americanas. En 1948 se estableció en Francia, y al año publicó  La   Hora 25 , un best seller sobre un joven jornalero, perseguido alternativamente por ser judío o colaborador nazi, por el Eje o por los Aliados. Nunca se supo si era un dechado de Inocencia o un singular ejemplo de travestismo feroz.  Georghiu había sido contratado por el líder para escribir  El General y sus descamisados , con el
Imagen
LA AUTORA CUENTA SU EXPERIENCIA COMO VICERRECTORA DEL NACIONAL BUENOS AIRES, UN "COLEGIO POLÍTICO" DEMASIADO GRANDE COMO PARA MORIR Por  SILVINA MARSIMIAN 18 de abril de 2021 Cuando Sarmiento, en  Recuerdos de provincia , dice: “Yo nací en 1811, el noveno mes después del 25 de mayo”, explica que es el hijo de la Revolución. Con ese gesto áspero con el que –por lo general– lo representaron, vigila en forma de busto las dos largas mesas de la majestuosa sala de profesores del Nacional Buenos Aires. Hubo momentos en que algunos alumnos, a escondidas, le taparon la boca o los ojos con pañuelos blancos o enlazaron uno verde alrededor del cuello. Eran intervenciones estético-ideológicas que resultaban –creo yo– de haberse sentido interpelados por alguien de quien se dice, en principio, que fue el alumno perfecto. Quizá los autores no sabían que Sarmiento también tuvo su etapa de joven nervioso y pendenciero, y que fue líder de una banda de muchachos de esas que se pelean a pedradas

POP UP 34 / UNA HISTORIA TRISTE DE MALVINAS (ME CONTARON)

Imagen
  10 de abril. A José, mi hermano, clase 62, lo reincorporan y en mi casa se enciende el fervor patrio, raro en una familia de inmigrantes que admiraban a Garibaldi y leían diarios anarquistas a escondidas. Dice que le ordenan que se presente de inmediato y una mañana va donde le indican y no vuelve ni esa noche, ni la siguiente, ni por dos semanas. Nadie sabe nada de él, ni se lo imagina. Mi papá tiene algunos contactos, pero esta vez parece que no le sirven, porque ni le responden. Deben haberlo mandado a Malvinas, cree mi mamá, y esto la hace sentirse orgullosa. Es su deber . Así le dice a mis abuelos y a mis tíos, y a los vecinos del barrio. Yo no sé qué pensar, pero me asusta un poco cómo se precipitan las cosas. La gente que conozco se divide en dos: los que hablan de la hermanita perdida y los que se ponen violentos y me dan miedo, porque así –estoy segura– van a volver los tiempos en los que todos éramos perseguidos y nos sentíamos aislados. De pronto, recibimos un llamado y
Imagen
RECUERDO DE MI PAPÁ  Quizá debería empezar diciendo que siempre quise ser periodista. En cambio, voy a contarles que mi papá leía el diario LA NACION, muy temprano por la mañana, en la cocina de la casa de Devoto. Mis hermanos y yo, y mi mamá, dormíamos hasta la hora de levantarse para ir al colegio; pero él, un poco antes, bajaba en silencio las escaleras de madera que conducían de los dormitorios en la planta alta hasta el living, y de ahí a la cocina, recogía el diario por debajo de la puerta de entrada, ponía la pava para unos mates y preparaba las tostadas con manteca y dulce. Mi papá era así: le gustaba el silencio de las cosas que todavía no estaban despiertas y que no lo molestaban. Yo, que usualmente temo llegar tarde a lo que sea, hacía a veces como él: me levantaba antes de que sonara el despertador, me lavaba la cara y los dientes, me ponía el uniforme, me peinaba y bajaba sin los mocasines puestos, evitando que crujieran los escalones. Entonces, miraba a través de la puert
  ¿QUERÉS LEER A BORGES?  VENITE A MI TALLER, DONDE TE VOY A DAR LAS     CLAVES.                                                            CLAVES PARA LEER A BORGES                                                          Silvina Marsimian                                                 comienza este 9 de abril INFORMES: Escuela Virtual Entrepalabras  https://entrepalabras.org/                         Facebook: @Entrepalabras                          Twitter: @palabrasescuela                          Instagram: @entre_palabras_escuela
Imagen
  POP UPS 33 BORGES Y LOS CRONISTAS POLICIALES.   LA REVISTA MULTICOLOR DE LOS SÁBADOS                                                                                                                GRACIAS POR EL JUEGO El Borges de los años ’30 estaba interesado más en el relato policial o en el cine de Hollywood, de clara raigambre popular, que en las intelectualidades de Sur , la revista de Victoria Ocampo, de cuyo comité editor formaba parte forzado por “la Gioconda de la Pampa”, según el admirador Ortega y Gasset, o "la india de las flechas envenenadas" como la llamó el despechado Keyserling. Por eso, cuando Natalio Botana, el dueño del diario Crítica , inventa la Revista Multicolor de los Sábados , acepta sin más trámite la oferta de Ulyses Petit de Murat, quien lo propone como co-director. Borges hizo rápida amistad con linotipistas, matriceros, diagramadores, todo ese mundo que queda atrás de las columnas y las ilustraciones en colores que componían un ejemplar editado